bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

página de reseña de la Antología poética de 50 poetas y el Vino

 

50 POETAS Y EL VINO.-BREVE ANTOLOGÍA BÁQUICA

copas de vinoYo creo que el comer y el beber, el reunirse alrededor de una mesa, presidida por un buen vino, para celebrar algo, generalmente motivo de satisfacción para todos los reunidos, se encuentra dentro de los más manidos caminos que emprendemos en busca de la felicidad.  Quiero iniciar esta antología poética sobre el Vino y la Poesía, en la que se han incluido cincuenta poetas, rindiendo un modesto homenaje a uno de nuestros más hondos y luminosos poetas del pasado siglo, se trata de Miguel Hernández, el pastor de Orihuela, el poeta del pueblo que llevaba la poesía muy dentro de sí y la fue derramando a borbotones, como su sangre, por los pueblos de  su patria, España, en fraternal y homicida enfrentamiento. Fue uno más de los poetas muertos por la furia asesina y ciega de una parte de sus compatriotas. Su Poesía, lamentablemente inconclusa, su voz, prematura e ignominiosamente callada, siguen y seguirán estando latentes entre nosotros, enviándonos mensajes de paz, de concordia y amor.

A continuación, siguen otros cuarenta y ocho que aparecen en orden cronológico, por lo que los primeros poetas seleccionados  se remontan al siglo XI. ¿Por qué esta fecha de inicio? Pues por la sencilla razón de que la idea de esta antología me la proporcionó la lectura de los poetas de Al-Andalus, alguno de cuyos bellos poemas aparecerán más adelante. A partir de aquí, en lugar de bucear hacia atrás, llegando hasta los poetas de los pueblos primitivos-tarea que me pareció excesiva para mis escasas fuerzas-, seguí buscando por los caminos más cómodos, cercanos y conocidos, hasta llegar hasta los albores del presente siglo XXI, en que desaparece el más joven de los poetas seleccionados.

Con nueve siglos por delante y un tema tan apasionado como la búsqueda de la felicidad a la que todos estamos lanzados, aunque los caminos para encontrarla  sean tan diferentes, encontrar poetas que hayan cantado los placeres de la mesa y el vino, no parecía, a priori, una tarea difícil, la prueba es que lo he conseguido, pero la satisfacción no es completa. Resulta evidente que con cincuenta poetas, por muy bien hecha que esté la selección -que no es el caso-, es imposible compendiar casi mil años de poesía sin que se queden en el tintero muchos nombres insignes, pero tampoco estaba en mi intención dar a luz un voluminoso y erudito volumen, de modo que están los que están. Tal vez más adelante me anime a ampliarla, poetas no me han de faltar. Lo que sí debo de reconocer, no sin cierta sensación de frustración, es la falta de mujeres. Tal vez no haya sabido encontrar los textos adecuados, pero sólo he podido incluir a una, aunque, eso sí, de mucho peso: se trata de la chilena y Premio Nobel, Gabriela Mistral. No hay más.

A mí mismo me prometo, no obstante, seguir en la búsqueda de poetisas que perfumen sus poemas con gotas de hedonismo.    

Finalmente, la lista de los cincuenta poetas se cierra glosando, brevemente, la figura de uno de los más insignes del siglo XX, el onubense Juan Ramón Jiménez, máximo representante del modernismo español, al que él mismo define como “un gran movimiento de entusiasmo y libertad hacia la belleza”.

Junto con otros intelectuales de la talla de Unamuno, los hermanos Machado, Azorín, Valle-Inclán, Villaespesa, Manuel Reina, y muchos más cuya relación sería muy extensa, integran la llamada generación del 98, que reaccionó contra las consecuencias del Desastre del 98, tratando de renovar la vida española en todos sus aspectos, pero, principalmente, en el cultural y literario.

Puesta la vista en nuestro Siglo de Oro y tomando como guía alguna de sus grandes figuras, dan paso a un movimiento  reformista que trata de acercar España a Europa y sus corrientes intelectuales, pero sin olvidar la tradición y la esencia de lo español. Esta “Generación del 98”, además de analizar con gran sentido crítico la realidad social, política y económica de la España “novecentista”, deja el camino abierto a las posteriores manifestaciones literarias del siglo XX, siendo la primera la del veintisiete, conocida como la “Generación de Plata”, que tantos y tan grandes artistas produjo.

Pero, lamentablemente, la conflictividad social y política, instalada en el país desde la restauración alfonsina, acaba en una inevitable guerra civil. En el 36 España saltó por los aires. El reformismo de los del 98 dio paso a la destrucción, implacable y cruel, de media España por la otra media. El resultado fue casi medio siglo de oscuridad, de silencio y de pobreza.

En  1946 escribe, desde su exilio, lo que se podría considerar como su testamento político, del que extraemos el párrafo final:

“No he pertenecido nunca a ninguna  secta política, social ni relijiosa: un uniforme es lo que más detesto en la vida; nunca he cobrado un céntimo de ningún partido político, monarquía, república o anarquía. Mi libertad consiste  en tomar de la vida lo que me parece mejor para mí, para todos,  con la idea fija de aumentar cada día la calidad jeneral humana, sobre todo en la sensibilidad”. (con la “j” originales de Juan Ramón Jiménez).

También es el  iniciador del poema en prosa, con su impecable obra “Platero y yo”, de la que se ha extraído un fragmento sobre la fiesta del vino en su pueblo natal, para que sirva  de homenaje a su inmensa memoria y de colofón a esta breve antología.

AUTORES RECOPILADOS

Miguel Hernández Gilabert, Omar Khayyan,  Abû Bakr Muhammad Ibn Quzmân, Ben Sahl de Sevilla,      Arcipreste de Hita,  Jorge Manrique, Juan de la Encina, Fray Luis de León, Baltasar de Alcázar,  Francois Rabelais, Lope de Vega, Sebastián de Horozco, Quiñones de Benavente, Francisco de Quevedo, Tirso de Molina, Hernando Rodríguez Camargo, Francisco de Rojas Zorrilla, Jean La Fontaine, José Cadalso, Tomás de Iriarte, Josep Berchaux , Tomás de Quincey, Alexandr Puskin, José de Espronceda, José Zorrilla, Ramón de Campoamor, Charles Baudelaire, Manuel de Palacio, Manuel Acuña, Jean Arthur Rimbaud, Manuel Gutiérrez Nájera, Miguel de Unamuno, Rubén Darío, Manuel Machado, Antonio Machado, Julio Herrera Riessig, Francisco Villaespesa, Fernando Villalón, Evaristo Carriego, Gabriela Mistral, Rafael Sánchez Mazas, Federico García Lorca, Luis Pales Matos, Jorge Luis Borges, Rafael Alberti, Pablo Neruda, Antonio Otero Seco, Angel Buesa, Camilo José Cela, Juan Ramón Jiménez.

La Antología consta de 95 páginas.         

Paco Blanco.-Octubre 2009