bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

patrimoniorecuerdos6

ofrendas.- Dícese como tal el ramo de flores de mayo, la vela para el Monumento (que se nos rogaba encarecidamente no fuera de sebo pues hacia mucho humo negro y atufaba) y la aportación en metálico, que se hacía en un sobre cerrado para el regalo por el cumpleaños del director y que gracias al procedimiento rigurosamente anónimo permitía saber los que daban poco y a los que se ponía cara de perro.

palillero.- Adminículo de madera en forma de lápiz  en el que se insertaban los plumines, y que también valía para hurgarse los oídos, rascarse el cuero cabelludo, etc.
No cambiar la primera "l"  de este término por "j",  pues  sería otra cosa.

papel de periódico.- Papel con el que además de envolverse el bocadillo, una vez cortado en partes ad hoc, se colgaban de un gancho en los servicios para uso higiénico.
Sin duda nuestros esfínteres escatológicos eran los mas ilustrados de Burgos y mucho más que los de la Salle que utilizaban el de el Elefante.

 papel secante.- Papel semirrígido, poroso, que se aplicaba sobre el texto escrito a tinta y que normalmente siempre lo arruinaba, causando lamentables borrones.

Paris Match.- Revista donde salían señoritas no vestidas precisamente de esquimales.

parte.- Toque de queda que coincidente con las noticias de las 10  de la noche, nos decía a todos los adolescentes de bien, que debíamos estar en casa.

pecado solitario.- Acto impuro que idiotiza al que lo practica, le disuelve lo huesos y le deja los músculos como gomitas.

pelota.- Objeto esférico de goma, cuyo propietario elegía a los que jugaban con dicho objeto y que cuando se pinchaba originaba un cabreo enorme del propietario mientras el resto se llamaba a andanas. Este objeto a veces también se colgaba en la carbonería de “Masa” y había que rescatarlo mediante el pago de un real. A los que llevaban las punteras de las botas reforzadas con chapas de acero, no se les dejaba jugar….

pelota de la clase.- Además de ese ser abyecto que se dedicaba a hacer la rosca a algún Hermano y cuya especie a dios gracias no proliferaba entre nosotros y si mucho en los de la Salle, veremos aquí otra acepción y era la pelota que se compraba entre toda la clase y con la que podíamos jugar hasta los gordos como yo; normalmente se jugaba con ella en el recreo y en alguno de los casos se alineaba con uno de los equipos el Hermano de la clase que normalmente era un tragón y al que nadie en su sano juicio le entraba.

peonza.- Nombre con el que los de la Salle llamaban a la trompa.

Pisa.- Ciudad italiana, famosa por su torre inclinada y que cada vez que se explicaba en el Instituto, acudíamos  nosotros en tromba a esa clase ya que el profesor pronunciaba las eses como ches.

plexiglas.- Material semielástico flexible del que se hacían unos cintos  cuyos agujeros se rasgaban con la hebilla a las primeras de cambio.

plomos.- Hilos de cobre por donde pasaba la corriente eléctrica de la casa y que se fundían  cuando además de la plancha se enchufaba el infiernillo. Eran siempre los primeros a los que se imputaba el corte de luz cuando había restricciones.

plumier.- Nombre con el que los de la Salle llamaban al estuche.

plumín.- Pequeño adminículo mediante el cual se escribía insertado en el palillero y que al caer al suelo siempre se desgraciaba. Si esto ocurría mientras el dictado y tu compañero no te dejaba uno, caían sobre tí todo cúmulo de desgracias que podían culminar con la llamada a los padres. Había plumines de dos tipos: de la corona y de pico de pato.

portería.- Línea virtual sobre el suelo, limitada por sendos montones de carteras de libros y prendas de abrigo de los jugadores de fútbol.

potra.- Franja de hielo cuya cristalización se lograba a base de patinar muchas veces sobre la nieve helada, lo que se denominaba “calentar la potra”. Cuando se dejaba de un día para otro se cubría con nieve, y nos sentábamos esperando en el banco más próximo a que la pisase alguna persona mayor y compusiese al resbalar y caer, un conjunto de graciosas figuras cuya observación nos divertía mucho.

procura.- Habitáculo provisto de una ventanilla desde donde el Hermano  Luis María nos vendía los libros, el material de escritura  y nos cobraba la mensualidad. Al que pagaba pronto esta última se le obsequiaba con un chupete de café con leche.

Pulguero.- Cine económico también llamado Popular Cinema.

radio.- Caja de madera con unas bombillas muy grandes dentro que tenía un altavoz por donde se oía Radio Castilla – EAJ27 al servicio de España- Radio Andorra y  algunos revoltosos, Radio España Independiente. Estos receptores a veces eran estimulados cuando se paraban con un fuerte golpe con la palma de la mano en el lugar adecuado; cada receptor tenía su lugar de estímulo adecuado.
Los platos fuertes de la radio eran los seriales como Rosa de Sangre, de Guillermo Sautier Casaseca,  y Matilde, Perico y Periquin, con Matilde Conesa y Matilde Vilariño. Los programas en cadena tales como Cabalgata Fin de Semana, el Zorro y Ustedes son formidables tenían mucha aceptación. Las noticias en conexión con Radio Nacional de España radiaban a las dos y media de la tarde y a las 10 de la noche, llamadas estas últimas “el parte”.
 Los locutores de Radio Castilla practicaban un inglés aburgalesado que consistía en cambiar todas las vocales por i, así por ejemplo decían “birbiri stinwich y griguiri pik”. La publicidad era bastante directa y procurando que rimase, del tipo de “antes de pedirlo fuera, mire si lo tiene Ruera”   o “¿donde es la boda señores?, ¡que pregunta¡ , ¡en Miraflores¡”. Respecto a la catedral, siempre se la llamaba “santa iglesia catedral basílica metropolitana”. Los partidos internacionales era radiados principalmente por Matias Prats a quien adjetivaba a nuestros adversarios como la “pérfida albión” refiriéndose a Inglaterra o los “infieles” refiriéndose a los turcos.
 A los estudios de Radio Castilla, que se encontraban en una tienda que vendían relojes, radios y cosas así y que estaba donde el Morito, se accedía por una escalera casi de mano; estos tenían el techo mas bajo de lo normal por lo que los locutores preferían estar sentados. La antena era un hilo de cobre muy largo que iba desde el tejado del Salón de Recreo al del Teatro Principal. Por cierto que el Salón de Recreo era un sitio donde en carnaval se organizaba un baile donde los niños bien iban disfrazados de arlequín o de pierrot. Creo que ninguno de los maristas hubiera alguna vez descendido mas bajo. Respecto al Teatro Principal, eran unas puertas cerradas que nunca se abrían y cuyo interior nadie había visto.

paginaanteriordiccionariorecuerdosirapaginaindicediccionariorecuerdospaginasiguientediccionariorecuerdos