bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

patrimoniorecuerdos3

Chapero.- Juguetería de la Plaza Mayor en cuyo escaparate siempre parábamos y donde,  no sé  por qué, estaba siempre lleno de gente de los pueblos, y donde no había ningún juguete a pilas.

charlatán.- Era un señor rellenito con sombrero, gafas de sol, manoletinas y amplio lunar en la mejilla, que se ponía al final del Espoloncillo, frente al Teresiano y que vendía billeteros, hojas de afeitar, gafas, etc. a cada producto que vendía contraponía antes el equivalente muy escrofuloso que nos hacia reir. Los que no reían tanto, eran los agosteros que se reunían allí mismo esperando a que les contrataran.

chasca.- Objeto de madera con barra percutora,  que servía para llamar la atención a los alumnos en clase y también como arma arrojadiza. Cuando era utilizada como arma, el destinatario de la proyección debía devolver la chasca al Hermano, lo que entrañaba un serio peligro para el alumno, ya que había que entregarla en mano.

chicas.- Seres humanos de sexo femenino, de más o menos nuestra edad, de las que los Hermanos pensaban que era mejor no hablar y de las que nosotros hablábamos un montón.

chino.- Gota de tinta que caída sobre el trabajo en curso, simula un gorro como el que llevaba el chino del Domund y cuyo suceso superaba  en tribulación a la desaparición de un familiar de cuarto  orden del pueblo.

chusco.- Pan con el que los hijos de militar hacían  el bocadillo.
  
demora.- Algo que siempre tenían las conferencias telefónicas y que cabreaba mucho a la gente.

desinfectante.- Liquido apestoso, de olor mezcla de DDT y ozonopino rancio, con el que  los acomodadores fumigaban el ambiente y también a nosotros; gracias a este olor, nuestras sagaces madres podían saber si habíamos estado en el cine sin tener que rebuscar en nuestros bolsillos el resto de la entrada.
Por cierto que hablando de cines, me gustaba mucho el Gato Felix que estaba en la fachada del cine Avenida y que llevaba tres globos que eran tres ventanas redondas del cine. El Rex, donde también fumigaban, tenía las entradas a ambos lados de la pantalla, y el Gran Teatro tenía unos asientos que se podían sacar un poco y se estaba más cómodo. En el Calatravas parece que existía un pacto de no agresión entre las parejas que subían al gallinero, y el acomodador, ya que éste nos las incomodaba para nada. De hecho nunca subía arriba a echar desinfectante. Una vez en el “Pulguero” viendo Flecha Rota, a mi compañero que tenía (y tiene) una cabeza de singulares dimensiones y que llevaba el pelo cortado al cepillo, le cayó procedente del gallinero, una sardina arenque que le quedó sobre la cabeza. El propietario de la sardina empezó a armar un follón de órdago, pidiendo la sardina, lo que obligó a dar la luz y a que mi compañero le enviase para arriba la sardina que el de arriba atrapó. La sesión después del incidente se reanudó tranquilamente.

dispensa.- Entiéndase por tal, el escrito que formulaban los padres para justificar la ausencia a clase o a misa de un alumno. Si el Hermano la tiraba a la papelera era inmediatamente recogida pues podía ser reutilizada en casos extremos.

doctores de la Santa Madre Iglesia.- Curas muy sabios que entendían los misterios y que no se lo decían a nadie y mucho menos a nosotros.

 educacion sexual.- Término desconocido del que algunas veces hablaban los del Instituto.

engrudo.- Pasta asquerosa hecha con harina y agua con el que a veces pegábamos los cromos.

escalofrío.- Sensación de frío que partiendo de la rabadilla subía hasta la base del cráneo y que se sentía cuando un Hermano, con cara severa, apuntaba con el dedo índice desde la lejanía a tu entorno y al que tu respondías con cara de asombro y pregunta,  apuntándote a ti mismo.

esqueleto.- Estructura ósea de una persona que estaba en el museo y que se había quedado así por haber practicado el pecado solitario muchas veces.
    
esquileo.- Acción de cortar el pelo a los internos. El estilo de corte de pelo estaba a mitad de camino entre el del Hospicio y el de los seminaristas de San Jerónimo. 

estraperlo.- Cosa mala que hacían algunos comerciantes de ultramarinos por las cuales les echaban multas y decían sus nombres por Radio Castilla antes del “parte”.

eternidad.- Tiempo que duraba el Rosario y la Exposición del Santísimo los domingos por la tarde antes de bajar al cine y cuya asistencia era obligatoria si querías ver al malvado Fumanchu, al chico persiguiendo al malo, ó a la chica con cara de felicidad después de que el chico hubiese acercado su cara a ella y un brusco corte de película hubiera mandado al chico a cabalgar por la pradera.

fielato.- Pequeñas casetas de ladrillo rojo que había en las carreteras que daban entrada a Burgos y donde un señor que había dentro cobraba por las hogazas de pan, el harina o los chorizos que nos traían los familiares del pueblo cuando venían al médico ó a operarse de algo.   

fix.- Marca de polvos con los que, una vez disueltos en agua, se elaboraba una tinta de calidad ínfima, con la que se rellenaban los tinteros de los pupitres.    

flores de mayo.- Práctica religiosa que se desarrollaba en la capilla en el mes de mayo cuando llegábamos por la tarde y en el que se nos contaba en algún caso, la historia de un niño que había sido muy bueno, pero que un día hizo un acto impuro, lo que motivó que cuatro gatos negros se pusiesen a cada esquina de su cama por la noche mientras dormía y al día siguiente apareciese toda la cama socarrada incluyendo al propio niño. A más de uno se nos cortaba la digestión con esta historia.
Por otra parte el hecho de ir con el ramo de flores de casa al colegio me daba un corte de órdago, pues tenía que pasar por donde estaban los descreídos del Instituto, que se mofaban de ver un niño tan gordo como yo con un ramo de azucenas, lo que me hacía pensar en San Tarsicio que lo debío pasar peor que yo. En mayo el Hermano de la clase, pintaba con tizas de colores en una parte de la pizarra una imagen de la Virgen que se conservaba todo el mes de mayo. En las clases en las que el Hermano era un poco  garrazas y no tenía un Hermano amigo que le pintase la Virgen, no se pintaba nada.

paginaanteriordiccionariorecuerdosiraindicediccionariorecuerdospginasiguientediccionariorecuerdos