bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

patrimoniodiccionariorecuerdos2

capón.- Golpe propinado en la cabeza con el nudillo del dedo corazón de algún Hermano, cuando debido a nuestra mala cabeza nos hacíamos merecedores de ello. Había niños de carácter débil y melindroso que decían que los capones no eran buenos y que podían causar daños irreparables.

carlista.- Alumno del colegio que en días señalados se ponía una amplia boina roja con una larga borla amarilla.
  
carro de la basura.- Carro con tracción animal, comandado por el basurero, quien provisto de una trompa anunciaba su presencia. El reciclaje consistía en la separación manual que efectuaba el basurero, de las mondas de las patatas, frutas y otros restos de comida, con los que alimentaba a los cerdos que tenía. Los restos citados comprendían prácticamente el cien por ciento de la basura.

cartero.- Hombre como de la familia, que nos repartía las cartas después de tocar con un silbato  y vocear el nombre del destinatario. Cuando la vecinita del tercero recibía carta del novio el cartero le entregaba la carta con una  sonrisa cómplice, a la que la vecinita respondía con otra ruborosa. Si la carta era de luto, cosa que se sabía por ir el sobre ribeteado de negro, el cartero la entregaba con rostro serio y solemne; y si el que recibía la carta, no le había dado aguinaldo, la carta le era entregada mirando para otra parte.

casa de ejercicios.- Era un edificio donde se hacían ejercicios espirituales en régimen de internado y donde nos llevaban en sexto, antes de Semana Santa. El primer día en la cena y dentro del recogimiento natural, un compañero de mesa dirigiéndose a la bonita novicia que nos servía, va y le dice a la vez que le guiñaba un ojo “anda chati, ponme un poquito mas de sopa” ;  la novicia toda turbada se retiró inmediatamente apareciendo en su lugar una monja de bastante edad que nos miraba con severidad. En los ejercicios, entre otras charlas que nos daba el jesuíta de turno, estaba la del infierno. Con la iglesia en penumbra y con voz tenebrosa y campanuda, el sacerdote nos decía lo molesto que era ir al infierno, insistiendo que allí  delante sabía que tenía muchos pecadores que si morían esa noche las iban a pasar canutas, señalando siempre por el lugar donde estaba el de la chati. Cuando después de la charla, subíamos  a nuestras habitaciones todos contritos, observamos como el de la chati se adelantaba y se metía a una habitación de los que venían los últimos, y  allí, poniendo la mano en el frío mármol del suelo, logró que esta tomase la temperatura adecuada para que cuando entrase el muchacho que habitaba en la habitación y fuese a dar la luz en el interruptor, este le cogiese la mano con la suya fría…Con objeto de mortificarnos se nos repartían cilicios que consistían en una cadenita a cuyo final se dividía en otras tantas con las que nos debíamos azotar la espalda,  aunque la verdad es que a quien azotábamos era al somier, eso si: profiriendo quejumbrosos gemidos; tanto era así, que el cura que nos daba los ejercicios nos insistió varias veces que no era bueno castigar excesivamente nuestro cuerpo.

castañero.- Señor que vendía castañas asándolas en una máquina de tren y que se ponía a un extremo del puente de Santa María y que llevaba un rótulo que decía “asadas calientes” . A este rótulo alguien había añadido una “c”  a asadas.

coche de caballos.- Este transporte público era servido por la carrocería de un viejo autobús al que se le había retirado toda la parte del motor y se había sustituido por un tiro de caballos. Este coche, cubría el trayecto entre la Plaza Mayor y la Barriada Militar. El pago se hacía mediante una tarjeta numerada que se picaba, y que algunas veces cuando  no se arrancaba bien el bocado, se rehabilitaba la parte mal agujereada con una  plancha.

componedor.- Individuo, generalmente gitano, que reparaba las cazuelas cuando les salía un poro; a veces la reparación era de mas importancia y se sustituía la base de la cazuela. También arreglaban los paraguas.

comunista.-Véase ruso.

condenación.- Estado al que se accede si se comete un acto  impuro y te mueres, a pesar de que fuese el único pecado que hubieses hecho en la vida y que te hubieses pasado ésta haciendo obras de caridad, salvando niños de incendios ó de morir ahogados con grave riesgo de tu vida, ó que hubieses pasado muchas veces a ancianos y ciegos el único semáforo que había en Burgos.

confesor.- Sacerdote que te confesaba y que siempre empezaba con la pregunta de “¿cuántas veces?”. Como exponente de la misericordia divina, estaba el Padre Ibero, inventor de la tarifa plana, ya que con un Padrenuestro y un Avemaría obtenías la absolución, llevases lo que llevases.

corrientes de tesla.- Corriente eléctrica producida por un artefacto que regalamos al Director el día de su cumpleaños y en el que uno se sentaba y si cogía un tubo fluorescente, éste se encendía. El alumno que hacia la práctica lo hacia forzado ya que nadie se fiaba del tesla ese.

cromos.- Pequeñas reproducciones de jugadores de fútbol, escenas de películas, y  ó de animales. De los cromos de fútbol quien más salía, era Lesmes del Valladolid, mientras Ben Barek no salía casi nada y estaba cotizadísimo. En cuanto a películas, el cromo de Umbopa de las Minas del Rey Salomón tampoco salía casi nada. Las colecciones de cromos eran objeto de requisa por parte de Padres y Hermanos del colegio, cuando nuestro comportamiento dejaba algo que desear, no en vano ellos sabían que era nuestro bien más preciado.

 cuadro de honor.- Enorme cuadro con grueso marco de madera situado a la entrada del colegio donde estaban los listos, que eran siempre los mismos.

cupones Gloria.- Pequeños cupones que daban al comprar en algunas tiendas y que pegados con engrudo en unas cartillas permitían acceder a la propiedad de una plancha eléctrica cuando habías reunido cuatrocientas cartillas. Estos cupones llevaban un angel contrahecho, ya que nada más era una cabeza con alas que le salían del cuello.

chapas.- Juego mediante el cual se impulsaban con los dedos las chapas de cerveza a través de un camino trazado en la tierra. Las había con galipó dentro y con caras de jugadores de fútbol.

paginaanteriordiccionariorecuerdosiradiccionariorecuerdospaginasiguientedicionariorecuerdos