bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

patrimoniodiccionariorecuerdos1

acto impuro.- Dícese de aquel que se comete cuando al percatarse de la presencia de una espléndida moza, de apretadas carnes, se le ocurre a uno hacer alguna diablura de pensamiento, palabra u obra.

acto puro.- Dícese de aquel que se hace, cuando al percatarse de la presencia de una espléndida moza, a uno solo se le ocurre  admirar la maravilla de la creación al igual que se pudiera hacer en la presencia de una bonita flor de delicado perfume.

americanos.- Personas nobles, simpáticas, de amplia sonrisa  de dientes blanquísimos y generosas, que daban a las escuelas humildes unas latas de queso amarillo, leche en polvo y algunas veces unas latas de carne caducadas, procedentes del sobrante de consumo de las tropas que intervinieron en el desembarco de Normandía y que, según decían, producían una especie de picor en el cuero cabelludo que se quitaba a los dos meses de la ingesta del antedicho alimento después de un tratamiento a base de DDT.

antiguos alumnos.- Personas ya mayores que aparecían en la revista del colegio cuando les hacían Jefe Provincial del Movimiento o Procurador en Cortes. Curiosamente cuando algún antiguo alumno accedía brillantemente al noble gremio de los fumistas, albañiles o fontaneros, creo que perdían la condición de exalumno ya que nunca figuraba en la revista. El día de su fiesta se reunían, todos trajeados, y se lo pasaban bomba jugando a la piñata, a las carreras de sacos, al fútbol contra los de Primaria y a veces hasta se llevaban una vaquilla al patio del Colegio. Antes de comer tomaban un vino de honor en la sala de profesores donde les ponían unas rajas de mortadela y una copita de vino de celebrar.Y después de un atracón de entremeses, cordero, vino de la tierra, discursos y brindis, cuando abandonaban el colegio salían más contentos que unas castañuelas llevando todos un diploma, o una medalla, banda de honor o el título de miembro de la Junta Directiva .
Había un exalumno talegoso que el día de la fiesta del  colegio nos soltaba, en el Salón de Actos, un rollo mortífero en el que nos explicaba lo que debía al colegio y lo contento que estaba por haber estado allí, lo que hacía que nos preguntáramos el por qué no se había reenganchado.

asociaciones.- Agrupaciones de alumnos que mediante el pago de una pequeña cuota se tenía derecho a nada, ni tampoco obligación alguna y cuyos fines nadie conocía. Para los pequeños estaba el Niño Jesús de Praga. Para los medianos, los Tarsicios. Había algunos alumnos renegados que se habían hecho de los Kostcas o los Luises porque los Jesuitas tenían futbolines gratuitos para ellos.

beato.- Grado de santidad que concedieron a nuestro Fundador y por lo que estuvimos rezando muchos años. Parece ser que el fundador de la Salle ya lo tenía cuando se lo concedieron al nuestro, hecho este que nunca se nos comentaba.

becario.- Alumno gratuito al que con excesiva frecuencia se le recordaba su condición cuando no se sabía la lección.

bimba.- Lo que ocurría cuando jugando en el frontón la pelota daba en la raya horizontal; este devenir del juego originaba graves discusiones que a veces acababan con un “ te espero en la calle”.

bolígrafo.- Instrumento de escritura proscrito, pues deformaba gravemente la escritura. Cuando se acababa la tinta o bien se llevaba a recargar, o bien mediante un alambre que se metía por detrás del depósito, se hacía saltar la bolita procediendo después a la recarga con un tubo de tinta y por último se procedía a la reposición de la bolita con una ligera presión. Acabado este proceso normalmente nuestra madre nos atizaba con el hierro de la lumbre, dado que habíamos arruinado con manchas que no se quitaban, el hule de la mesa de la cocina.

bombacho.- Dícese del pantalón recogido por una goma por el tobillo que se utilizaba al pasar de adolescente  a mocito y que además de Pedrín, el de Roberto Alcázar, también lo llevaban, bien colocados, todos los niños buenos y educados que salían en la Cartilla de Urbanidad.

borrón.- Paso siguiente al chino como consecuencia de un codazo del compañero de pupitre o de una mala operación de secado con el papel secante. Las consecuencias nunca eran buenas.

bragueta.- Apertura frontal del pantalón, provista de botonadura que permitía la micción. Sólamente se dotaba de esta facilidad poco antes de empezar la adolescencia; pues bien, al no disponer de bragueta, para hacer pis, debíamos introducir la mano por la pernera, rebuscar hasta encontrar el miembro viril y una vez localizado, tirar fuertemente de él hasta lograr que asomase por la pernera. Una vez realizado  esto y ya ayudándonos de las dos manos, efectuábamos otro fuerte tirón hasta lograr la posición óptima para efectuar la micción. Esta práctica efectuada en la niñez y durante tanto tiempo nos dotó de un apéndice viril sin parangón y que posteriormente ha hecho de nosotros varones altamente prolíficos. Los de la Salle como siempre llevaron bragueta, han dado peor resultado.

capar.- Acción mediante la cual se cortaba el remate superior de la boina, lo que producía un gran desdoro en la honra del propietario de la boina capada.

paginaanterioriraindicediccionariopaginasiguienterecuerdos