bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

página de viaje a Tierra Santa

VIAJE A TIERRA SANTA

En el año 2005 Felix, mi marido, y yo hicimos un viaje a Tierra Santa coincidiendo con las Navidades. El viaje comenzó el 25 de Diciembre y terminó el 9 de Enero e incluía la visita a diversas ciudades y lugares Bíblicos actualmente situados, sobre todo, en territorios de Israel y Palestina, pero también de Jordania y Siria.

mapa Israel

El viaje, aunque por las fechas en que tuvo lugar supuso romper con una arraigada tradición de celebración de la Navidad en familia, nos encantó. Pero yo os voy a proponer un viaje más corto que el que hicimos, centrándolo en la visita a las dos ciudades más emblemáticas para los cristianos y posiblemente más interesantes: Jerusalén y Belén. Para ello os contaré la parte de la excursión que incluía dicha visita.

26 de Diciembre.

Puerta de DamascoLlegada a Jerusalén (la Al Quds de los árabes y la Yerushalaim hebrea) a las 9 dela noche. Cena rápida y paseo nocturno desde el hotel a la vera de la catedral de San Jorge de los Anglicanos, hasta Bab-el-Amud: la “puerta de la columna” o Puerta de Damasco, contemplando las imponentes murallas construidas por Solimán el Magnífico y caminando a través de los múltiples zocos otomanos-mamelucos.

 

 

 

Vista nocturna de Jerusalén desde Scopus

27 de Diciembre.

Se inicia la jornada en la Explanada de las Mezquitas, donde la Mezquita de Al-Aqsa está erigida sobre el Templum Salomoni de los Templarios. 

Explanada de las MezquitasMezquita de Al-Aqsa-Cúpula de la Roca

 

Muro de las LamentacionesA continuación visita al Muro de las Lamentaciones, donde hoy, tercer día de Hanukah, tienen lugar las celebraciones de aceptación de los muchachos de 13 años en el seno de la comunidad hebrea. Tensos filacterios  anudan la frente (compromiso de pensamiento) y el brazo izquierdo (compromiso de acción) de niños convencidos de que no hay más Dios que Jehová.

 

 

Iglesia de la DormiciónDe allí al barrio judío, con sus cuatro sinagogas sefardíes y la sinagoga Ramban sobre una iglesia cruzada. Y de aquí a la puerta de Sión y al kibutz Ramat Rachel para almorzar en compañía de los colonos, y al monte Sión para recogernos en el Cenáculo, la Tumba del Rey David, la Iglesia de la Dormición de la Virgen y la de San Pedro en Gallicanta (“antes de que cante el gallo me negarás tres veces”). La bajada a esta iglesia es bellísima: atardecer sobre Jerusalén, y cuando el ojo e incapaz de distinguir “un hilo blanco de uno negro”  como reza el Corán, surgen de las gargantas de los almuédanos las llamadas a la oración vespertina. A nuestros  pies, la escalera que desciende desde el monte Sión hasta Getsemaní, por la que según la tradición descendió Cristo el día de Jueves Santo.

 

 

Cierre del Santo SepulcroA las siete de la tarde asistimos a la “ceremonia de las llaves” del Santo Sepulcro, donde el guardián del sepulcro golpea por tres veces el eslabón del portón, avisando que quien se quede dentro permanecerá con las santas reliquias hasta la amanecida. Curiosamente, es la familia de árabes musulmanes Nuseibeh, la que ostenta el honor de custodiar las llaves del Santo Sepulcro, tras el privilegio otorgado  por el califa Omar Ibn Kattab a dicha familia, reafirmado por Saladino y los sultanes mamelucos y otomanos, hartos por las guerras sin cuartel que armenios, griegos ortodoxos, católicos latinos, coptos, siriacos y etíopes mantuvieron por el derecho a abrir y cerrar las puertas de la iglesia que los cruzados construyeron sobre el Gólgota.

 

 

 

 

Mera Sherain-Cartel prohibitivoTras la cena, un largo paseo que impresionó a los componentes del grupo: Mea Shearim, el barrio que fundaron los judíos ortodoxos polacos y lituanos allá por el 1874. Uno se creería estar en uno de esos guetos del este europeo, con callejones, corralas, patios y estructuras imposibles se superponen en un totum revolutum sorprendente. A sus habitantes no les gustan los extranjeros, ni sus costumbres, ni su forma de vestir. Y mucho menos si son mujeres.¡ Llegamos a pasar casi miedo¡.

 

 

28 Diciembre. Comenzamos el día subiendo al Monte Scopus, donde se yergue la orgullosa Universidad Hebrea, construida con las aportaciones de acaudalados judíos de la diáspora norteamericana.  Próximo al monte Scopus  se encuentra el Monte de los Olivos, que nos muestra el  edículo  bizantino que cruzados y otomanos restauraron sobre el lugar de la Ascensión, ¡una mezquita construida sobre el Monte de los Olivos¡

De aquí al Paternoster, el cercano Convento del Carmelo que custodia grandes paneles cerámicos con el padrenuestro escrito en un sinnúmero de idiomas.

Iglesia del PaternosterPater Noster en español

Después de disfrutar de unas excelentes vistas de Jerusalén descendemos a las mal llamadas “Tumbas de los Profetas” cuevas-necrópolis fascinantes, de las más antiguas del mundo, pero con endebles evidencias históricas respecto a los profetas.

Oratorio Dominus FlevitAl lado, los minoritas regentan el hermoso jardín de Dominus Flevit , donde el Señor lloró sobre Jerusalén. En 1955 el arquitecto Barlozzi realizó sobre la antigua iglesia bizantina un pequeño oratorio en forma de lágrima.

 

 

 

 

Más abajo, los rusos ortodoxos, por orden del zar Alejandro III Romanov, edificaron la iglesia de Santa María Magdalena, y los franciscanos volvieron a encargar a Barlozzi la Iglesia de Todas las Naciones, o de la Agonía, sobre el huerto de Gethsemaní.

Monte de los Olivos-Iglesia Ortoxa y de la NacionesBasílica de Todas las Naciones

Zacarías predijo que sobre este valle, el de Josafat o del Cedrón, se produciría la resurrección de la carne, y miles de judíos, cristianos y musulmanes que han creído a pies juntillas dichas palabras, se han afanado en disponer allí de un pedazo de tierra, por lo que por una tumba se puede pagar más que por un apartamento en Manhattan.

Tumbas en el valle de Cedrón o de Josafat

Subimos desde el Valle de Josafat a la Puerta Probática (por donde accedían a la ciudad los rebaños, en griego “probaton”), una de las puertas de la imponente muralla de Jerusalén mandada construir por Solimán el Magnífico.

BethesdaLuego iniciamos un camino que nos lleva hasta la piscina de Bethesda ( lugar de la natividad de María),  la Fortaleza Antonia (donde se jugaron a los dados las vestimenta de Jesús), el Convento de la Flagelación (con las dos primeras estaciones del Viacrucis) y el Litostrotos (donde las Hermanas de Sión muestran el suelo del patio de Castro Pretorio, que a buen seguro pisaría Cristo).

 

 

 

 

 

 

 

 

muro separación de Jerusalén de BelénAtravesamos a continuación el zoco árabe camino de la Puerta de Damasco, con el fin de tomar un autobús camino de la cercana Belén de Judá, donde tras franquear el nuevo “muro de la vergüenza”, empezamos la visita con la Tumba de Raquel, la esposa favorita de Jacob, con una estructura mameluca que  parece un búnker, y que conserva dentro un mausoleo venerado tanto por los hebreos como por los musulmanes, custodiado por un gran número de soldados.

 

 

tumba de Raqueltumba de Raquel

 

Iglesia de la NatividadDe nuevo en autobús para bajar al corazón de Belén y visitar la Basílica de la Natividad, monumento bizantino, mandado construir  por Constantino el Grande y su madre Santa Elena sobre los restos del antiguo Templo de Adonis, y sobre el que cruzados levantaron posteriormente un castillo.

Bajo el altar mayor de la basílica se encuentra la Gruta de la Natividad, con los altares del Alumbramiento, el del Pesebre y el de la Epifanía, lugar que es predio de los ortodoxos griegos.

 

Iglesia Natividad GrutaGruta de la Natividad

iglesia de la Natividadiglesia Natividad-Pesebre

Iglesia de Santa CatalinaLos católicos romanos tienen al lado la iglesia de Santa Catalina, bajo la cual se encuentra la gruta de los Santos Inocentes, con las tumbas de Santa Eustaquia, Santa Paula, San Eusebio y San Jerónimo, traductor de la Biblia Vulgata. Cerca, la Iglesia de la Gota de Leche. Camino de las Piscinas de Salomón podemos descubrir los grandes trabajos hidráulicos del monarca, obra colosal que nos deja con la boca abierta.

 

 

Visitar  Belén es una experiencia desmitificadora. En nada se parece a los belenes que montamos en Navidad, con sus casitas blancas y aspecto idílico. Al pasear  por Belén, impacta la profusión de carteles con retratos de terroristas “mártires”. Y de nuevo, al autobús camino de vuelta a Jerusalén.

29 de Diciembre.

Gruta de GetsemaníRegresamos al valle del Cedrón para visitar el lugar que bizantinos, cruzados y griegos ortodoxos veneraron como Tumba de María. Visitamos a continuación la gruta de Gethsemení, otro posible lugar de la traición de Judas y posterior prendimiento, y la Basílica de la Agonía, donde el arquitecto Barlzzi que creó esta estructura en la década de los  20 sobre la roca de la oración en el huerto, logro un ambiente extático que acongoja.

 

 

Nos desviamos a la Puerta de Herodes, llamada así porque los bizantinos creían que a su vera se encontraba el palatium de Herodes Antipas, Tetrarca de Galilea. Nos dirigimos a la Puerta de loa Leones, atravesando el barrio árabe intramuros.

Puerta de HerodesPuerta de los Leones

Llegamos a la Iglesia de Santa Ana, ligera, etérea, bellísima en su estilo románico compuesto, con una magnífica acústica. A su vera se encuentra la piscina probática (Bethesda, un conjunto de piscinas y cisternas que durante los romanos fue un hospital termal dedicado a Serapis-Esculapio y en la que tuvo lugar el episodio evangélico de la curación del paralítico.

Igesia de Santa Ana Piscinas Probática

Regresamos al Monte Oliveto para visitar el interior de la iglesia ortodoxa rusa de Santa María Magdalena, cuya construcción financió el zar Alejandro III Romanov. Desde su plataforma ajardinada podemos disfrutar de unas vistas insólitas de el Haram-as-Sharif , La Explanada de las Mezquitas.

Panorámica de Jerusasalén

Caminamos hasta el Monte Herzl y la Colina del Recuerdo, donde se encuentra el museo de Yad Vashem, delicada pieza de arquitectura que constituye el memorial a la Shoa, el Holocausto, aunque agobiada por una inacabable colección de objetos.

Museo Yad Vashem

Musep del HolocaustoMuseo Yad Vashem

El Museo Arqueológico de Palestina, construcción de la década de los 30 financiado por Rockefeller, contiene obras tan maravillosas como las yeserías de Khirbat al Matyar en Jericó, o los paneles de cedro omeyas que en tiempo decoraban la mezquita Al Aqsa.

Tras almorzar en Jerusalén Este, volvemos por Puerta de Damasco y el zoco árabe hacia la tercera estación del viacrucis para subir sobre el tejado del Santo Sepulcro, donde viven los coptos y etíopes por falta de espacio en el interior. El recinto lo forman múltiples capillas y grutas bizantinas y cruzadas. De la cripta armenia de Santa Elena hasta la tumba de José de Arimatea  se suceden las sorpresas multiplicadas en la rotonda de la Anastasis (Resurrección) Los coptos, por un privilegio del siglo XVI poseen una capillita en la cabecera de la rotonda costantiniana.

Iglesia del Santo SepulcroIglesia Santo Sepulcro-Tejado copto

Iglesia Santo SepulcroIglesia Santo Sepulcro

Iglesia Santo SepulcroIglesia Santo Sepulcro

Manuscritos del Mar MuertoTerminamos el día en el Museo de Israel. El Santuario del Libro custodia los Manuscritos del Mar Muerto y el museo arqueológico contiene fascinantes mosaicos bizantinos que recubrían las sinagogas de Gaza.

 

 

 

 

9 de Enero .-Desde el 30 de Diciembre visitamos diversos lugares bíblicos e históricos por Israel, Palestina, Jordania y Siria, volviendo a Jerusalén en la noche del 8 de Enero.

Plano de la Ciudad Vieja de JerusalénEl día 9 aprovechamos las últimas horas en Jerusalén antes de volver a España, para visitar la Ciudad Vieja  y nos despedimos de ella recorriendo las antiguas calles cruzadas del Barrio Cristiano, del Barrio Musulmán y el Barrio Judío, hasta llegar al  HaKotel: El Muro de las Lamentaciones. Una vez más nos sobrecoge la agitación que reina frente al punto más conflictivo del planeta. Para los judíos, este es el lugar donde su futuro Mesías erigirá el Tercer Templo, justo sobre la Cúpula de la Roca, el tercer santuario más sagrado del Islam. Que custodia la que para los cristianos es la chakra  del monte Moriah, sobre la cual Abraham intentó degollar a Isaac. Sólo que el Patriarca que los hebreos y cristianos llaman Abraham es para los musulmanes el profeta Ibrahim, proclamado como el primero de los árabes por el mismísimo Mahoma. ¡Qué lío¡.

 

¡ANIMAROS A HACER EL VIAJE ¡

Loli Lázaro

Relacionado con este viaje a continuación tenéis un enlace muy interesante de fotos panorámicas del Santo Sepulcro. Haz click sobre una de las fotos reducidas que figuran en la parte inferior izquierda para seleccionar la misma, espera a que se cargue en el ordenador, y a continuación, de forma automática, empezará a rotar la imagen 360º. Puedes controlar esa visión panorámica moviendo el ratón sobre la imagen descargada.(verás que es más facil hacerlo que explicarlo)

http://www.360tr.com/kudus/kiyamet_eng/index.html

Volver a página de Excursiones