bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

página de excursión por Ribera de Duero

POR LA RIBERA DEL DUERO

En esta ocasión os propongo una excursión por la Ribera del Duero burgalesa, llegando también a la vallisoletana villa de Peñafiel, buen clima, buen vino, buen pan, buen cordero……….¿qué más podemos pedir?, excursión que muy bien podría ser la que cogiéramos de referencia con ocasión de nuestro próximo encuentro anual.

 plano ruta de la excursión 

La Excelentísima Villa de Peñafiel (Penna Fidele), capital de la comarca de Campo de Peñafiel, es un lugar cargado de historia que repoblaron los primeros castellanos en los albores del siglo X, aunque permaneció casi durante un siglo en poder de los musulmanes; fue reconquistada en el año 1013, justo hace mil años, por el conde burgalés D. Sancho García el de los Buenos Fueros.  La pétrea imagen de su imponente castillo, fundado en el 943 por Ramiro II de León, se erige majestuosa sobre una loma dominando toda la villa. Durante el reinado de Alfonso VI, rey de Castilla y León, fue su alcaide el burgalés Alvar Fáñez, primo hermano y lugarteniente del Cid Campeador. En los principios  del siglo XV el infante Juan Manuel, sobrino de Alfonso X el Sabio lo reconstruyó y levanto el recinto amurallado.  Del castillo destaca la torre del homenaje, con sus 34 m. de altura, que divide el recinto en dos alas, en la sur se encuentra ubicado el Museo del Vino, en el que podremos catar algunos de los excelentes vinos con D.O. Ribera del Duero.

castillo de Peñafiel museo del vino de Peñafiel


Otros lugares que merecen ser visitados son  la Plaza del Coso o Corro de los toros, pintoresca y extensa plaza con tan sólo dos accesos, donde se celebran festejos taurinos por las fiestas de San Roque y también algún otro espectáculo de carácter tradicional como la Bajada del Ángel el Domingo de Resurrección.

plaza del Coso de Peñafiel   Iglesia de San Pablo de Peñafiel


El monumento religioso más notable es el convento de San Pablo. Está levantado sobre los restos del Alcazar que construyera en el S. XIII Alfonso X el Sabio. Se convirtió en Monasterio en el siglo XIV. Es de estilo gótico-mudéjar. En los restos de la antigua torre se encuentra el sepulcro del infante D. Juan Manuel, sobrino de Alfonso X, que fue señor de Peñafiel.
Para comer volveremos a entrar en la provincia de Burgos y nos dirigiremos a Roa, otra villa cargada de historia, pero, como para esas alturas de la excursión todos tendremos un apetito desaforado, suspenderemos nuestra actividad cultural para dedicarnos a la manduca, otra actividad muy agradable de practicar. Podríamos comer en el Nazareno, restaurante especializado en el cordero lechal de Burgos. Otra opción puede ser el Chuleta, también con la misma especialidad. Sea cual fuere de los dos, nuestros estómagos saldrán agradecidos del trato recibido.

restaurante El Nazareno de Roamonumento a Cisneros en Roamonumento al Empecinado

Continuando la excursión, mientras paseamos un poco la comida podemos contemplar el monumento a Cisneros, que se murió en Roa cuando se dirigía a recibir al emperador Carlos V, ó también el del Empecinado, un héroe de la Guerra de la Independencia, que después se volvió liberal, por lo que fue apresado y ejecutado públicamente. En Roa se encuentra también la sede central de la D.O. Vinos de la Ribera del Duero. Roa y el vino caminan juntos desde los tiempos de su fundación en el año 909 por Munio Núñez, conde de Amaya. Doña Violante, la hija de Jaime I el Conquistador, que se casó con Alfonso X el Sabio, el 19 de marzo del 1295 dictó las Ordenanzas de la Vendimia de Roa, entre las que se encontraba una normativa sobre el cuidado de las viñas y de como se había de efectuar la vendimia. Desde entonces se han recogido muy buenas añadas. La última del 2011, sin ir más lejos, es de una calidad impresionante.
Desde Roa nos incorporaremos a la N-I para visitar otro pueblo emblemático, Gumiel de Izán,  situado en la antigua vía romana Clunia-Astorga, de la que aún se conservan dos puentes romanos sobre el río Gromejón, afluente del Duero con fama de cangrejero. La arquitectura popular, con sus casas, compuestas de adobe, madera y piedra, así como sus largos lagares subterráneos confieren a su pequeño núcleo urbano un peculiar encanto con sabor medieval. En esta villa se educó con su tío, el deán del desaparecido monasterio de S. Pedro de Gumiel, el fundador de los Dominicos, Santo Domingo de Guzmán, que había nacido en la cercana localidad de Caleruega; en la casa donde vivió se conserva una placa conmemorativa. Su iglesia parroquial dedicada a la Virgen de la Asunción, es su monumento más importante, está situada en la parte norte de la Plaza Mayor y es una mezcla de gótico, barroco y plateresco.

plaza de Gumiel de IzánIglesia de Gumiel de Izán

romería de RevecheA unos 4 kilómetros se encuentra la ermita del Santo Cristo de Reveche, de estilo románico, en la que se veneraba una imagen gótica del Cristo, al que una copla popular comparaba con el de Burgos:


Santo Cristo de Burgos,
¿quién es tu hermano?
Santo Cristo de Reveche,
que es gomellano.


Actualmente esta imagen se conserva en la iglesia parroquial. Eran famosas sus romerías, que se celebraban en el mes de setiembre. No sé si en la actualidad se siguen celebrando.


bodegas Porti del arquitecto Norman FosterLa presencia del vino y su cultura es otra de las constantes en la vida de los gomellanos. La variedad de uva más extendida es la tempranillo, también conocida como tinta del país, con la que elaboran exquisitos tintos y también unos riquísimos claretes, capaces de deleitar el más exigente paladar. También podremos encontrar numerosas y buenas bodegas. Una de las últimas que se crearon, Bodegas Portia, fue diseñada nada menos que por Norman Foster, que ganó el Riba Awards 2011 (Premio del Royal Institute of British Architects) por su primera incursión en el mundo del vino, realizada para el Grupo Faustino en su bodega Portia. Se trata de la primera bodega con la que el Grupo Faustino, de origen riojano, desembarcó en la Denominación de Origen Ribera del Duero. Bodegas Portia fue inaugurada en 2010 con la presencia del arquitecto británico Norman Foster, quien explicó su proyecto a los medios de comunicación. 

Completada la visita a Gumiel de Izán, subiríamos al bus, si el tiempo no nos apremia, antes de dar fin a la excursión cogeríamos  la N-I y haríamos  una corta visita a la villa ducal de Lerma que, aunque pertenece a la cuenca del Arlanza y seguro que casi todos la conocéis, siempre ofrece atractivos a sus visitantes.

Paco Blanco

Volver a página de Excursiones