bandera del sitio

fondo navegador vertical superior

página dedicada a La Escalera Dorada de la Catedral de Burgos

ESCALERA DORADA

A primeros de Marzo, oyendo la radio, dedicaron una parte del programa a hablar de la “Escalera Dorada” de la Catedral que me llamó mucho la atención. Hablaban que la construcción de la Catedral de Burgos, dada sus dimensiones, supuso un obstáculo en la comunicación de la zona próxima al Arlanzón con el barrio de Fernán González.

La apertura de la Puerta de Sarmental allá por los 1240 seguida de la apertura de la Puerta de la Coronería (o de los Apóstoles) en 1257, alivió la situación permitiendo que tanto los habitantes de Burgos como los peregrinos transitaran por el interior de la Catedral para subir/bajar  hacia/desde el barrio de Fernán González. Pero claro, con el tiempo vinieron los abusos: lo que en principio era un paso de personas (eso sí, molesto para los fieles que seguían actos religiosos) se transformó con el tiempo en paso de personas con variados ropajes, avituallamientos, enseres, aperos, animales, ........por lo visto ¡incluso burros¡  subiendo/bajando las escaleras de Sarmental, atravesando el interior de la Catedral para luego subir (más bien trepar) por las escaleras de estilo románico que salvaban el desnivel de 8 metros con la Puerta de la Coronería situada en la calle Fernán González. La cosa llegó a tal gravedad que el Obispado tuvo que lanzar una Ordenanza regulando el paso de personas, vestimentas, etc . y en vista de que la ordenanza sirvió de poco,  el cabildo decidió clausurar esta puerta por el excesivo y molesto tránsito de vecinos que descendían hacia la parte baja de la ciudad con bastimentos y utensilios. Terminó así también otro trasiego de gentes, este piadoso, ya que por la Coronería accedían a la Catedral los peregrinos que seguían el Camino de Santiago.

El último cuarto del siglo XV y primero del XVI coincide con la época dorada de Burgos (ver “Burgos en los umbrales del Imperio”), que logra convertirse en un referente político, económico,  cultural y artístico en España. Con el mecenazgo de poderosos nobles y eclesiásticos se impulsan  diversas obras civiles y religiosas, dándose un empujón decisivo en la terminación de la Catedral. Es en ese contexto donde en 1519, el obispo D. Juan Rodríguez de Fonseca y el cabildo catedralicio, que fueron los que la costearon, mandaron construir una nueva escalera en el extremo izquierdo de la nave transversal de la Catedral, para sustituir la derribada tres años antes que salvaba  el desnivel existente entre la puerta de Coronería y la nave norte del transepto, escalera que era de factura románica.

Así nace “La Escalera Dorada” que se debe al arquitecto Diego de Siloé, y fue realizada entre 1519 y 1522. Esta obra sin parangón, es del tipo de las llamadas imperiales. Está esculpida con una gran riqueza iconográfica basada en los grabados de Nicoletto Rosex da Modena, Agostino de Musi, fray Antonio de Monza, Giovanni da Brescia y Agostino Veneziano. El rejero francés Hilario realizó los antepechos en hierro repujado y dorado con minucioso trabajo de medallones. Sus 19 escalones comienzan en un primer tramo de nueve, cuyos pasamanos se adornan con grifos y floreros; tras un rellano, frente al que se abre un arco central, se bifurca en dos brazos divergentes que, después de los respectivos rellanos, convergen frente a la puerta  en una plataforma cuyo frente, a modo de púlpito, se adorna con medallones de S. Pedro y  San Pablo.

la Escalera Doradaplano del proyecto de Bramante del "Cortile Belvedere"

Su diseño se inspiró en el proyecto que hiciera Bramante para el “Cortile del Belvedere” en Roma, proyecto que al final no se llevó a cabo y que pretendía unir la colina del Palacio Apostólico con  el Vaticano, por lo que debía salvar un importante desnivel.
Se cuenta que fue Napoleón la última persona en bajar por esta escalera.
En la actualidad se encuentra cerrada y tan solo se utiliza en Jueves y Viernes Santo, engalanada e iluminada por gran número de velas para instalar en ella la custodia con el Santísimo Sacramento, cuya luz tintineante da un aspecto mágico a esta bella obra.

la Escalera Dorada un Jueves Santoescalera de la Ópera de Paris

El arquitecto Charles Garnier se inspiró en ella para realizar la gran escalera de la Ópera de París. La pervivencia del modelo puede apreciarse p.e. en la escalinata de la Catedral de Santiago de Compostela, la de la Almudena de Madrid, el Palacio Real de Estocolmo, Hotel Baltimore de Los Ángeles, Centro Gallego en La Habana, etc.
Podéis ver una buena presentación de la Escalera Dorada pinchando aquí

Felix Puche

Volver a página de Miscelánea Burgalesa